¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Virgen de la Bahía

En un pequeño taller en la Base Naval pulen y perfeccionan, con precisión milimétrica, los últimos detalles de la Virgen de la Bahía de Cartagena. La emblemática figura, cuyas piezas en mármol blanco italiano cayeron al fondo del agua en una fuerte lluvia, pronto regresará a su lugar habitual.

El trabajo para restaurar y rearmar ha tomado varios meses y ha sido tan colosal como la escultura misma de más de 30 toneladas. Por lo menos, así lo explica el escultor y artista bogotano Carlos Enrique Rodríguez Arango, encargado de la reparación.

En una fase inicial, intervinieron el primer y segundo bloque de la figura, correspondientes a la cabeza de la Virgen del Carmen, con el Niño Jesús en brazos y el vestido hasta un poco más abajo de las rodillas de la representación religiosa, de gran valor artístico e histórico para la ciudad.

“En esas piezas se restauraron sus tres tipos de texturas que son las líneas del cabello, el abujardado del vestido y la textura de la piel, todo eso se recuperó”, afirma el arquitecto Mateo Santander de la firma Vélez y Santander, contratada por la Arquidiócesis para la reparación.

EL RETO

El mayor reto ha consistido en hacer un duplicado exacto del tercer tramo de la Virgen, que comprende los pies y la parte baja del vestido, además de unas figuras de nubes sobre las cuales reposa la imagen.

Dicho tramo con serias fracturas quedó adherido al pedestal, en el bajo medio de la bahía de Cartagena, luego de que un rayo suspuestamente impactara y tumbara las dos partes superiores de la imagen de la Virgen en medio de la lluvia.

Por esto se requirió un trabajo de desmonte de ese tercer tramo inferior, para ya en tierra hacer la réplica.

Directamente desde una cantera en Italia, país donde construyeron la imagen en los años 50, en la ciudad de Carrara, importaron dos bloques de mármol para esculpir el duplicado de la sección inferior.

Para ello, utilizaron una maquinetta di punti, un instrumento cuyo diseño es atribuido a Leonardo Da Vinci en el Renacimiento.

“Usar esa herramienta es la forma más exacta de reproducir una obra de ese tipo. Lo más complejo y demorado ha sido reproducir esta pieza porque bajarla del pedestal nos costó dos semanas, volverla a armar otra semana y media, pues habían muchos pedazos rotos. Se reproducir en un bloque de 22 toneladas de mármol, al que le quitamos unas ocho toneladas, quedando de 12 esa sección”, explica el escultor Rodríguez.

  • CLIENT Inkum Co.
  • YEAR 2015
  • WE DID Web design

CONTACT INFO

Mulberry St, New York, NY 10012, USA

1.900.256.332
1.900.256.334

hello@yourwebsite.com
www.hogash.com

SUBIR