¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

La restauración de la Ermita


La suerte de la Parroquia Nuestra Señora de
La Candelaria, tradicionalmente conocida como Ermita del Pie de La Popa, está en manos de la solidaridad de la ciudadanía cartagenera para repararla y recuperarla, en especial de los parroquianos que más la frecuentan.

En conversación con El Universal, el párroco Sahabel Porto Herrera explica que el techo colonial del importante templo está en deterioro progresivo, con filtraciones de agua que se acentúan cada vez que llueve.

La Ermita quedó construida hace 80 años, y desde unos 30 empezó el problema debido al peso de los años y el rigor natural del clima.

Por este sagrado lugar han pasado bastantes religiosos que en distintas épocas le han hecho arreglos para preservarla, “pero se repara en un lado y luego se afecta por otra parte”, dice el padre Sahabel Porto.

También el frontispicio de la parroquia, al igual que su torre, a la cual se le cayó la cruz que se imponía en lo más alto, requieren de atención antes de que los daños sean recalcitrantes.

El padre Porto Herrera dice que la restauración de la iglesia requiere de una inversión elevada, calcula que unos $700 millones, por lo cual considera que la manera de salvar el templo es mediante una alianza y un trabajo mancomunal.

Con estos fines se abrió la cuenta número 17551291789 en el Banco de Colombia, de modo que los ciudadanos puedan contribuir con esta causa consignando allí sus aportes.

El nombre de Ermita lo tomó hace ocho décadas, cuando la parroquia quedó por fuera de la parte urbana de la Cartagena de antaño, es decir, en los extramuros demarcados por el cordón amurallado.

Hoy día el padre de turno Sahabel Porto Herrera comenta: ¡Pobre vieja!. Ella tan fecunda no merece el estado en que se encuentra! La tarea ardua y paciente de quienes intervinieron en su construcción, es un ejemplo para restaurar a la Ermita a semejanza del Templo de Santo Domingo o del Santuario de El Carmen de Bolívar, entre otros. Será por etapas y va a costar muchos millones de pesos, pues, hay que intervenir a una paciente de tercera edad. Pero todos la queremos y su extensa familia no la abandonará, empezando por los popanos de ayer y de hoy, quienes con espíritu de gratitud a su madre, acompañarán esta cruzada para abrazar sus canas y rehabilitar a la viejita. ¡S.O.S. por La Ermita del Pie de la Popa!

SUBIR